.







.

MUTARI IN ALITEM

MUTARI IN ALITEM
21 DE MARZO DE 2010, EN BOADILLA DEL MONTE
.





-

FOTOGRAFÍA

lunes, 29 de noviembre de 2010

Tarkovsky, "Nostalghia" (1983)

.





AndreiTarkovsky, 

"Nostalghia"

(1983)






"La poesía, se dice con frecuencia, es una forma de conocimiento, pero no suele explicarse esta afirmación. La poesía permite ver el mundo con otros ojos, pues la fuerza de la analogía y el instinto metafórico religan las cosas entre sí y al ser humano con ellas... si es cierto que toda realidad sensible y todo lo perecedero es un símbolo".




















.

martes, 3 de agosto de 2010

Bernini, Ángeles, Adriano

.






Puente de Adriano




Marguerite Yourcenar





“Cada uno de nosotros posee más virtudes de lo que se cree, pero sólo el éxito las pone de relieve, quizás porque entonces se espera que dejemos de manifestarlas. Los seres humanos confiesan sus debilidades cuando se asombran de que un amo del mundo no sea de una estúpida indolencia, presunción o crueldad.”


-Marguerite Yourcernar, "Memorias de Adriano"-





Retrato Epoca Imperial, Adriano, 117-138 a. C.





* * * * * * * * * * * * * *
 
 
 
 
        
 Castel Sant'Angelo



Puente Sant'Angelo 117–138 a. C 



Puente Aeliano o pons Aelius (puente de Adriano)

 
 
 
Puente Sant'Angelo 117–138 a. C






Á. con el Sudario (Velo de La Verónica)- Ángelo Fancelli- 
Icp. Respice faciem Christi tui (Mira el rostro de cristo) 
 
 
 
 
 Á. con el sudario y los dados -Pablo Naldini- 
Icp. Super vestimentum meum miserunt sortem (Sobre mis vestiduras echan la suerte)
 
 
 
 


 Á. con la columna - Antonio Beams- 
Icp. Tronus meus in columna (Mi trono está sobre una columna)





 A. con la corona de espinas -Gian Lorenzo Bernini (copy by Paolo Naldini).
Icp.In aerumna mea dum configitur spina (En mi aflicción mientras las espinas penetran en mí)





 Á. con la Cruz - Ercole Ferrata- 
Icp. Cuius principatus super humerum eius (Tu gobnierno cae sobre tu hombro)






 Á. con la esponja -Antonio Giorgetti- 
Icp. Potaverunt me aceto (Me dieron a beber vinagre)






 Á. con la esponja -Antonio Giorgetti- 
Icp. Potaverunt me aceto (Me dieron a beber vinagre)





 Á. con la inscripción -Copia de Giulio Cartari- 
Icp. Regnavit a ligno deus (Dios ha reinado desde el Árbol [de la Cruz])






 Á. con la Lanza -Domenico Guides- 
Icp. Vulnerasti cor meum (Vulneraste mi corazón)






Á. con la Lanza -Domenico Guides- 
Icp. Vulnerasti cor meum (Vulneraste mi corazón)





 Á. con los clavos -Girolamo Lucenti- 
Icp. Aspiciant ad me quae confixerunt (Los que me han perforado me mirarán)






Á. de las fustas -Lazzaro Morelli- 
Icp. In flagella paratus sum (Preparado estoy para la fusta)








Clemente IX le encarga a Bernini la decoración del puente de Sant’Angelo con el fin de crear un vía crucis urbano. Este puente une el Vaticano con Roma y desde él se ve el castillo de Sant’Angelo, antiguo mausoleo de Adriano. Bernini lo flanquea por figuras de ángeles con las alas desplegadas en el momento de tocar el suelo, portando en sus manos los instrumentos de la Pasión.

Bernini diseña la totalidad del conjunto, pero únicamente realiza dos estatuas: el ángel que porta la cartela del INRI y el que porta la corona de espinas. Estas dos obras son de tan alta calidad que en su misma época fueron trasladadas a Sant’Andrea delle Fratte para su conservación. Las estatuas son de tamaño mayor que el natural, casi duplicándolo, pero no llegan al colosalismo.

Tan importante como las esculturas es la concepción, completamente dramática, en la que se ven envueltos los viandantes. Esta es la primera experiencia de Bernini al aire libre y la resuelve de un modo bastante afortunado, proporcionando perspectivas desde dentro del puente pero también perspectivas laterales, integrándose en la trama urbana.

Las dos figuras de los ángeles están realizadas con un canon adelgazado, siendo las cabezas relativamente pequeñas. Los pliegues encorsetan la anatomía, ocultándola, buscando la emotividad y la emoción religiosa. Estos tiene un sentido de la expresividad crispada.

Los ángeles, especialmente el Ángel con la Corona de Espinas se inspiran en cierta medida en el Antinoo, estatua del amante de Adriano y deificado por éste a su muerte, inspirada a su vez en el siglo V. Las figuras muestran una actitud claramente frontal, torciendo el torso en ¾ y haciendo uso del contraposto. La cabeza se halla ligeramente inclinada hacia un lado siendo el rostro es de una gran expresividad, mostrándose horrorizado y dolido por el sufrimiento de Cristo.

Bernini programó la construcción diez ángeles que sostenían los instrumentos de la Pasión. Él en persona acabo los dos originales de los ángeles que sostienen la inscripción "I.N.R.I." y la Corona de Espinas, pero ambas fueron requisadas por Clemente IX para su propio deleite. Hoy se encuentran en la iglesia de Sant'Andrea delle Fratte, también en Roma.

El Ángel con la Cartela es una variación del anterior. Sus miembros salen de entre los pliegues, mostrándonos una anatomía desmadejadas. Éste ángel se nos muestra en un estado de decaimiento tras los sufrimientos de Cristo, mientras que él anterior aún muestra un cierto vigor. 




* * * * * * * * * * * * * *



Autorretrato de Gian Lorenzo Bernini



Fuentes: 1   2     4   5












Ane Brun - These Days






sábado, 19 de junio de 2010

Le temps en ruines, Angkor

.





Angkor







La contemplación de las ruinas nos permite entrever fugazmente la existencia de un tiempo que no es el tiempo del que hablan los manuales de historia o del que tratan de resucitar las restauraciones. Es un tiempo puro, al que no puede asignarse fecha, que no está presente en nuestro mundo de imágenes,(...), un mundo cuyos cascotes, faltos de tiempo, no logran ya convertirse en ruinas. Es un tiempo perdido cuya recuperación compete al arte.



-Marc Aubé, Le temps en ruines-







Angkor Wat








Angkor Vat, es el templo más grande y también el mejor conservado de los que integran el asentamiento de Angkor. Está considerado como la mayor estructura religiosa jamás construida,1 y uno de los tesoros arqueológicos más importantes del mundo.

Ubicado 5,5 km al norte de la actual Siem Riep, en la provincia homónima de Camboya, Angkor Wat forma parte del complejo de templos construidos en la zona de Angkor, la antigua capital del Imperio jemer durante su época de esplendor, entre los siglos IX y XV. Angkor abarca una extensión en torno a los 200 km², aunque recientes investigaciones hablan de una posible extensión de 3.000 km² y una población de hasta medio millón de habitantes, lo que lo convertiría en el mayor asentamiento preindustrial de la humanidad.




Angkor

jueves, 3 de junio de 2010

La cámara lúcida, foto con luna






foto con luna



dos lunas






“La fotografía llena con fuerza la vista, en ella nada puede ser rechazado ni transformado.”


-Roland Barthes, La cámara lúcida-


















miércoles, 26 de mayo de 2010

Marc Augé, las ruinas





 las  ruinas






El amor posible pero no realizado comprueba su verdadera naturaleza cuando se transforma en recuerdo –un recuerdo desprovisto prácticamente de contenido: emociones, situaciones ambiguas, roces-. El amor -a distancia, declarado, convertido en algo definitivamente imposible- se convierte en aquello que nunca ha dejado de querer ser: un puro goce de lo inactual, de aquello que en el fondo no es más que un goce del tiempo puro, un goce nacido del contraste entre el recuerdo de un amor que habría podido existir, que podría haber extraído alguna apariencia de sentido al no haberse realizado. (...) La virtualidad del amor se contempla de lejos, en el momento en que, convertida en ruina, deja de ser una virtualidad.


El espectáculo de estas suntuosas ruinas no despierta en quien las contempla ningún recuerdo propiamente dicho. Por el contrario le conmueve en lo más hondo la evidencia de un tiempo sin objeto que no es el tiempo de ninguna historia.




-Marc Augé, Le temps en ruines-










.

martes, 11 de mayo de 2010

VIDEO POEMA, GOTAS








VIDEO POEMA, GOTAS










.




LA IDEA





"Tenía ya la edad que tengo"

-André Bretón-




La vida son estas corolas flotantes
donde unas trenzas abandonadas aún jadean,
un dedo muy pequeño tumbado al sol.
son las idas y venidas
con un balón de níquel en las manos.

He traído mi infancia a este lugar
inclinada en mis rodillas,
su peso de agua y de jardín
me hace pensar, a todas horas,
en los péndulos claroscuro,
y los círculos que giran y giran sin parar
sobre una fuente de viaje.
Las casas de piedra que recuerdo
son películas filmadas en blanco y negro
y el corazón es una baraja donde juegan
el As del miedo,
el As del túnel,
el As de copas y el As del día y de la noche;
el As de siempre,
el As del pensamiento y el volverás.
El As de las abejas
en el verano del paraíso.









martes, 4 de mayo de 2010

La cámara lúcida, LA FOTO IMAGINARIA







LA FOTO IMAGINARIA







“La Historia es una memoria fabricada según recetas positivas, un puro discurso intelectual que anula el Tiempo mítico; y la fotografía es un testimonio seguro, pero fugaz; de suerte que todo prepara hoy a nuestra especie para esta impotencia: no poder ya, muy pronto, concebir efectiva o simbólicamente, la duración: la era de la Fotografía es también la de las revoluciones, de las contestaciones, de los atentados, de las explosiones, en suma, de las impaciencias, de todo lo que niega la madurez.”





-Roland Barthes, La cámara lúcida-















.

Marc Augé, este presente perpetuo





este presente perpetuo






De carácter virtual, las restauraciones, al igual que las reconstrucciones, las reproducciones y los simulacros, pertenecen al ámbito de la imagen: figuran en la imagen y están hechas a imagen de las realidades lejanas o desaparecidas a las que sustituyen.


Lo propio de la imagen, no obstante, es el hecho de que no se vea aventajada sino por ella misma, ella es, en sí misma, su propio pasado: el pasado de la imagen no es el de su pasado histórico supuesto ni el del original, es la imagen que sus espectadores ya tenían de ella. En este presente perpetuo, la distancia entre el pasado y su representación queda abolida.





-Marc Augé, Le temps en ruines-














.